Andean Roads Motorhome Rentals-Argentina
Semana 5

Home

About Us | Our Vehicles | Rental Information | Fees | Inquiries/Reservations | Links

Chiapas

Mayo 6-8, 2002

San Cristobal de las Casas, Chiapas, Mexico

Odometro: 201.320 millas

Escrito por: Barbara

El quedarnos en lo de Adelina y Michael permitio, entre otras cosas, que nos despreocuparamos un poco del tema auto, ya que pudimos estacionarlo en un lugar seguro y dedicarnos a recorrer San Cristobal y sus alrededores. Ademas de ser una ciudad con atractiva arquitectura colonial, y con un vibrante mercado de artesanias y comida, San Cristobal es interesante desde el punto de vista socio-politico. Esta es una de las ciudades en la que la presencia del zapatismo se ha hecho sentir con fuerza, dejando huella. En la superficie, uno siente la presencia del Zapatismo en San Cristobal al encontrar a la venta en la plaza principal muñequitos y llaveros del Subcomandante Marcos, Comandante Ramona, y otros miembros del ejercito Zapatista. A un nivel mas profundo, nosotros pudimos observar como miembros de distintas organizaciones en San Cristobal discutian las discrepacians entre pactos en los que los miembros del Zapatismo tomaron parte y la ley que el congreso de Mexico aprobo. El estar con Adelina y Michael (los cuales trabajan para organizaciones de derechos humanos) nos permitio enterarnos un poco mejor sobre el estado del Zapatismo, los reclamos de los indigenas todavia no cumplidos (a pesar de las afirmaciones del presidente Fox), y los abusos que continuan en contra de los indigenas y las personas que los apoyan o defienden.Tuvimos la suerte de poder participar en un taller sobre ley indigena, al cual Adelina habia sido invitada como expositora, con lo que nos adentramos un poquito mas en la problematica de los pueblos indigenas en Mexico.

Otras dos visitas interesantes durante nuestra estadia en San Cristobal fueron al museo de medicina Maya y a San Juan Chamula. El primero, manejado por la Organizacion de Medicos Indigenas del estado de Chiapas, nos dio una idea general de un sistema de medicina muy distinta a la occidental. El conocimiento de plantas medicinales, rituales religiosos que integran aspectos de la herencia cristiana e indigena, y practicas de curacion desarrolladas a traves del tiempo, se entremezclan en este sistema. Durante nuestra visita tuvimos la oportunidad de observar un ritual de curacion, aunque no pudimos entender los detalles ya que la persona a cargo lo condujo en un idioma indigena. Lo unico que pudimos entender fue el nombre de los santos, los cuales eran mencionados en español. La hombre que conducia el ritual realizaba rezos enfrente de las estatuas de los santos y de varias filas de velas encendidas en el piso. Luego, con un manojo de ramas, tocaba las imagenes de los santos para despues hacer lo propio en el cuerpo de la hombre que aparentemente era el beneficiario de los rezos. En un momento, la persona a cargo partio un huevo en un vaso, a la vez que se lo mostraba al grupo alli reunido y comentaba algo mientras miraba el huevo partido con detenimiento. Mas tarde nos enteramos que el huevo se usa, entre otras cosas, para diagnosticar lo que esta mal con el paciente.

En el museo tambien vimos un interesantisimo video sobre el trabajo de las parteras y el proceso tradicional de parto en las comunidades indigenas. La posicion para dar a luz es de rodillas y el compañero de la parturienta ayuda activamente en el proceso del alumbramiento sosteniendo a la mujer y acompañandola. Despues del nacimiento la placenta es enterrada en un hoyo en el propio hogar de la pareja. El trabajo de la partera integra actividades practicas relacionadas con el parto y con el cuidado de la mujer y el bebe, asi como tambien rezos y rituales, todos partes importantes de este proceso.

En las cercanias de San Cristobal se encuentra el pueblo de San Juan Chamula, donde existe una iglesia como ninguna otra que hemos visto. Por afuera, este edificio blanco pintado con flores de colores, es bonito pero nada del otro mundo. Es cuando uno entra que se siente estar en un espacio unico y sagrado. Las paredes de la iglesia contienen una variedad de estatuas e imagines de virgenes, santos, cristos y otros iconos del catolicismo, pero esto no es lo diferenteLa iglesia de Chamula no posee hileras de bancos para rezar como en otras iglesias, sino que la gente es libre de sentarse y arrodillarse donde prefiera. El piso esta mayormente cubierto por ramitas de pino y gran cantidad de velas que los indigenas prenden para realizar sus rezos. En esta iglesia hay gran actividad, en todos los costados hay alguien acomodando filas de velas blancas y finitas; se escuchan las plegarias en idioma indigena, de tanto en tanto un silbido profundo como de un cuerno, el raspado de una espatula retirando la cera de las velas derretidas, y el murmullo de turistas que comentan al observar los ritos. La luz de la iglesia se limita mayormente a las velas y a la luz natural que entra por las ventanas ubicadas en lo alto de las paredes.

Algunos de los rezos que observamos integran varios elementos rituales como el uso de las velas, huevos, gallinas, y aunque parezca fuera de lugar, la popular Coca Cola. Muchas de las ceremonias religiosas en esta iglesia requieren el uso de esta bebida, aparentemente para ayudar a eruptar y de esa manera despedir a los malos espiritus. Estar en esta iglesia fue para nosotros una experiencia especial. Siguiendo el ejemplo de la gente de alli, nos sentamos en el piso enfrente a la imagen de la virgen de Guadalupe y encendimos una vela para recordar la vida y la muerte de la abuelita de Cris (que lamentablemente fallecio recientemente). Alli nos quedamos hasta que la vela se derritio completamente.

Mayo 9-11

Palenque, Chiapas, Mexico

Odometro: 201.460

Escrito por: Barbara

El camino de San Cristobal a Palenque es relativamente corto pero dificultoso debido a la proliferacion de topes (monticulos en el camino para que los autos disminuyan la velocidad, muy populares en Mexico). Si uno no es cuidadoso y se lleva puesto uno de estos topes, puede llegar a romper el auto. A medida que se desciende de la elevacion de San Cristobal ala jungla espesa que rodea Palenque, la temperatura y la humedad parecen ir aumentando a cada segundo. Ya en las cercanias de Palenque, no sabiamos que mas hacer para refrescarnos. Las ventanas estaban abiertas al maximo, ya nos habiamos rociado con un atomizador varias veces, y de todas formas teniamos mucho calor. Cuando ya estabamos al borde de la deseperacion, vimos a lo lejos un rio con el agua mas turquesa que uno pueda imaginarse serpenteando en la espesura. No, no era un espejismo. Apenas lo vimos Cris fijo como objetivo del dia el llegar a ese rio, que luego nos enteramos que apropiadamente se llama Agua Clara. Llegamos al rio con las ultimas luces del dia, el lugar por donde accedimos parecia sacado de un cuento, como detenido en el tiempo. De cerca las aguas del rio eran tan turquesas, limpias y transparentes como se veian desde a ruta. Al lado del acceso habia una casona vieja, blanca y fresca. Un cartel señalaba "Hotel", pero este parecia abandonado. Momentos mas tarde nos dimos cuenta que no era asi, al ver a unas mujeres que con toda calma prendian los farolitos de la galeria. Nos sumergimos en el rio, Chance incluido, absorbiendo los ultimos rayos de sol que titilaban sobre el agua.

Arribamos a la ciudad de Palenque en la noche y fuimos recibidos con toda hospitalidad por Cristina y Joel en su hogar. Una vez mas compartimos impresiones, risas e informacion mientras cenabamos las riquisimas quesadillas que Cristina nos preparo. Tanto Joel como Cristina estan haciendo trabajo con relevancia social; el como medico en el area de Medicina Comunitaria, y ella trabajando con varas comunidades indigenas en el area de comunicacion. Ambos fueron fuente de informacion que uno obtendria normalmente pasando por Pelenque como turista.

El dia siguiente fue mayormente dedicado a recorrer el sitio arqueologico de la antigua ciudad Maya de Palenque. Las piramides, templos, y demas edificios estan ubicados en el medio de densa vegetacion selvatica, y dejan al visitante sin aliento (debido a la maravillosa construccion y lo imponente de la naturaleza, como asi tambien al calor existente).

Muy cerca del sitio arqueologico existe un lugar para acampar llamado El Panchan. Dada la temperatura, lo mejor que pudimos hacer luego de visitar las ruinas fue instalar la hamaca en este camping y quedarnos inmoviles, observando las mil y una especis de plantas y escuchando los ruidos de la selva (ver foto). Al anochecer, las luciernagas mas grandes que he visto iluminaban con puntitos fosforescentes la oscuridad, mientras los demas insectos nos daban un concierto.

Cristina nos convencio para que nos quedaramos un dia mas, invitandonos a acompanarla a una fiesta en una comunidad indigena Tzeltal, en Patatel. Nosotros estabamos encantadisimos con la idea. La gente de la comunidad nos recibio con muchas sonrisas, y aunque con varios de ellos no podiamos comunicarnos verbalmente ya que no hablan espanol sino Tzeltal, hubieron muchos gestos de bienvenida que nos hicieron sentir mas que a gusto. Gran parte del dia lo pasamos en las cascadas de Patatel, las cuales hasta hace algunos meses no eran conocidas practicamente por nadie. Nos parecio increible estar chapoteando, refrescandonos y nadando en un lugar tan intacto. A la vuelta, la comida para la fiesta estaba casi lista: mole con pollo, arroz y tortillas. El pollo parecia que se deshacia en la boca de lo tierno, y las tortillas estaban calentitas, recien salidas de comal. Varias mujeres preparaban las tortillas en la cocina comunitaria (ver foto) con tanta rapidez y destreza que hacian que el proceso pareciera muy facil. Luego de observar atentamente trate de preparar unas tortillas yo misma. Fue un fracaso total. Las cuatro tortillas que trate de hacer salieron desastrozas, recordandome nuevamente sobre el talento que requiere el trbajo realizado por las mujeres indigenas en Mexico. Ademas de buenas cocineras, muchas de estas mujeres son expertas tejedoras o bordadoras. Los vestidos tradicionales que la mayoria de ellas usan requieren trabajo de varios meses, con atencion al detalle, paciencia y habilidad. En varias partes de Mexico hemos visto mujeres indigenas realizando trabajos multiples: vendiendo artesanias o comida en el mercado, cargando pesadisimos bultos de leña, trabajando en los cultivos con bebes cargados en la espalda, cosechando partes de altisimos cactus con una vara de varios metros de extension, lavando ropa en el rio, tejiendo en telares o bordando, y transportando diversas cargas sobre la cabeza.

Mayo 12, 2002

Chichen-Itza, Yucatan, Mexico

Odometro: 201.880 millas

Escrito por: Cris

El sitio arqueologico de Chichen Itza es tan grande como impactante. Apenas nos alcanzo el dia (y nuestras fuerzas) caminando bajo el intenso sol para conocer, de manera superficial, los edificios de esta antigua ciudad Maya. Tuvimos la astucia de llegar temprano y evitar asi el calor y las masas de turistas. Como es ya costumbre en todos los sitios arqueologicos que visitamos, dejamos a Chance atado al auto y con su plato lleno de agua y partimos. Visitamos la piramide principal, el Templo de las Columnas, la cancha de pelota (la mas grande que hemos visto), el Observatorio, y demas edificios del lugar. Tambien entramos a la piramide principal por un pasaje excesivamente pequeno y sin aire que lleva hasta una especie de altar con una esfigne de un jaguar. Adentro era como un sauna, pero valio la pena por la experiencia. Luego caminamos hasta el cenote sagrado, el cual tenia usos practicos y espirituales para los Mayas.

La ciudad de Chichen Itza poseia, entre otros adelantos, una red de caminos adoquinados que me recordaron a los que vi en Pompeya y en Machu Pichu. Tambien vimos los restos de un sistema de acueductos.

Exhaustos pero satisfechos con la visita, emprendimos nuestro camino hacia el ansiado mar Caribe. Nuestra primera experiencia fue bastante decepcionante, ya que ocurrio en Cancun. No podiamos cree lo diferente el resto del Mexico que habiamos visitado por el pasado mes, parecia mas bien un pedazo de Miami Beach transportado a Yucatan. Los carteles en ingles, autos lujosos, mega hoteles pegados el uno al otro por millas y millas, autopistas parquizadas, comida repida estadounidense, etc. A esto se le agregaba el contraste de esta riqueza con la probreza que vimos en la ciudad de Cancun, donde viven los Mexicanos. Nos preguntamos cuantos Mexicanos pueden visitar este lugar, en su propio pais

Decepcionados, decidimos aguantar el calor y seguir rumbo sur a la vera del mar con la esperanza de que cambiara el panorama. Esto no sucedio por muchas millas, ya que al sur de Cnacun se encuentran docenas de "Eco Parks", aparentemente destinados al turismo extranjero, algunos con una entrada de U$S 50 por persona. Alli, segun lo que leimos y oimos, uno puede hasta banarse con delfines. En muchos casos estos "eco parks" han destruido la vegetacion autoctona (selva) para poner pasto, playas artificiales, y piletas de natacion. En fin, seguimos por varias horas, todavia con ganas de banarnos en el Caribe. Finalmente llegamos a Playa del Carmen, la que hasta hace poco era una aldea de pescadores y que muy posiblemente en el futuro siga creciendo descontroladamente. Como ya anochecia y teniamos un buen dato de donde dormir, decidimos parar justo al lado del mar, en lo que solia ser un trailer park y que es en la actualidad el estacionamiento de un restaurant. Su ubicacion es excelente, literalmente pegado al mar. No habia nada entre nuestro auto y la playa. Nos instalamos y disfrutamos del atardecer en el mar. Como es costumbre, cocinamos en la Westfalia, pero esta vez cenamos en la playa. Un buen final del dia.

s5patatel53.jpg
Algunos de nuestros anfitriones en Patatel

s5patatel48.jpg
Barbara intentando hacer tortillas...

s5patatel44.jpg
La selva en Patatel

s5patatel42.jpg
Cascadas de Patatel

s5palenque19.jpg
Palenque

s5palenque13.jpg
Palenque

s5palenque01.jpg
El camping en el Sitio Arqueologico Palenque

s5aguasclaras11.jpg
Nos banamos en el rio Aguas Claras

s5aguaazul01.jpg
Cascadas Agua Azul

cristinayjoel.jpg
Cristina, Joel y los chicos en casa


Semana 6